¿Cómo reducir costos de Refrigeración Industrial?

¿Cómo reducir costos de Refrigeración Industrial?

A pesar de la vitalidad de los sistemas de refrigeración, su consumo energético elevado es un costo que preocupa a los productores y empresarios. Si bien el tamaño del almacenamiento depende de la oferta y demanda, la búsqueda del ahorro es un punto de debate sobre el cual discutir independientemente de la escala tratada.

Necesidad de almacenamiento

Los refrigeradores son piezas elementales en las cocinas alrededor del mundo. Pero cuando se trata sobre la refrigeración industrial, estas unidades eléctricas incrementan sus capacidades y alcances. Mientras mayor tamaño tengan estas fuentes independientes de frío, mayor será el riesgo monetario en juego de no tener un sistema de refrigeración eficiente.

Las fallas de la unidad o interrupciones en la corriente, podrían ser circunstancias que colocarían en peligro la inocuidad de los alimentos.  Por lo que se necesitan de sistemas duales que tanto cubran un almacenamiento adecuado como que garanticen la seguridad en su funcionamiento.

Hay que recordar que la refrigeración bloquea el crecimiento bacteriano gracias al impedimento de las condiciones propicias para esto. El frío les quita los nutrientes, humedad y la temperatura indicada para que crezcan, y con ello procedan a seguir con la descomposición natural de los alimentos.  Las bacterias crecerán en temperaturas de 4 °C a 60 °C.

Eficiencia energética

La eficiencia energética de un sistema de refrigeración depende de la clase de equipo y gases refrigerantes que posea. También lo hace de la potencia frigorífica y energética. En el presente aquellos sistemas capaces de garantizar una alta potencia frigorífica con una baja energética, son los ideales. Pero este escenario requiere de ciertos requisitos:

  • Condiciones climáticas

Las condiciones climáticas determinan las características de los sistemas para el ahorro de energía. No es lo mismo un sistema adecuado para un clima seco, que uno para un ambiente húmedo. Además deben considerarse la temperatura promedio anual, así como los cambios entre estaciones.

  • Condiciones de instalación

Los equipos requieren asimismo de estar localizados en sitios frescos, sin olvidarse de la exposición del sol que sufrirán. Se recomienda que las paredes y los techos posean colores claros para que el calor en las instalaciones sea minimizado.

  • Tipo de refrigerante

Es complejo determinar el tipo de refrigerante a usar. No solo debe cumplir con las legislaciones vigentes, sino hacerlo con los factores de seguridad como los de riesgo de inflamación o toxicidad. Alternativas como el CO2 o el amoniaco, son adecuadas para reducir el daño atmosférico y los costos a largo plazo.

  • Diseño de sistema de refrigeración

Los diseños de los sistemas de refrigeración necesitan corresponder al contenido a resguardar. No es igual enfriar carne a material de un laboratorio farmacéutico. Estos pueden variar entre su tipo como el aire forzado, por vacío, por hielo o agua. Esta decisión dependerá de qué sea mejor para la producción, y para la reducción de los costos por energía.

 

Leave a Comment

Scroll Up