Cadena de frío en supermercados

Aunque pueda parecer un trabajo sencillo, los supermercados saben perfectamente que no todos los productos necesitan de la misma temperatura para no deteriorarse, sino que, además, la mayoría tienen una fecha de vencimiento que puede variar por si sola dependiendo de este factor.

En Electrofrio tenemos esta información presente todo el tiempo, pero quienes son ignorantes ante esto pueden dejar que sus productos se deterioren hasta volverse indigeribles. Por ello, es importante saber identificar cuáles son las condiciones adecuadas para cada sector.

Tipos de alimentos y sus condiciones ideales

Existen múltiples grupos en los que clasificar los alimentos que requieren de refrigeración para mantenerse en buen estado, entre los que se encuentran:

  • Los alimentos refrigerados, como carne de res y carne de cerdo.
  • Embutidos derivados del pollo, cerdo.
  • Mariscos y verduras.
  • Lácteos, como yogurt, quesos y leches varias.

A continuación, una lista general de las temperaturas recomendadas para cada tipo, su tiempo de utilidad en la venta de supermercado, consumo y durabilidad:

Alimentos refrigerados

La temperatura recomendada para cualquier tipo de alimento refrigerado es de 4º C. Por lo general esto es suficiente para conservar el producto por un periodo entre 3 y 5 días. Pero es posible mejorar este margen enormemente bajando la temperatura de 4º C a -20º C, pudiendo durar hasta 12 meses congelado.

En el caso de los supermercados, trabajan con la fecha estándar de 12 meses, congelando las carnes para aprovechar al máximo su duración. Una vez esta se vence, no queda más remedio que desechar el producto.

Mientras que una familia promedio tiende a consumir el producto pocos días después de la compra del mismo. Sin embargo, pueden conservarlo por meses de ser necesario, siempre y cuando cuenten con la refrigeración o congelamiento adecuado.

Embutidos derivados

Los embutidos se descomponen más rápido que las carnes, pollo, pescado, mariscos y verduras. Tienden a durar de 2 a 5 días a temperaturas adecuadas, y de 1 a 2 meses si son congelados. Una vez pasada la fecha de vencimiento, estos adquieren un olor, aspecto y sabor desagradable fácilmente identificables.

Según el embutido en cuestión, 15 – 20° C para preservar, y -18° C para congelar. Es recomendable ingerir los embutidos lo más pronto posible, ya que son el segundo grupo con la menor tasa de conservación.

Lácteos

El principal problema de los lácteos es su durabilidad, más que nada el de la leche simple. Esta, en refrigeración y sin abrir puede durar hasta 5 días, pero abierta su durabilidad se reduce drásticamente. Tratándose de 2 días o incluso menos de uno, según que tanto haya sido expuesta al aire o incluso sol.

Lo mismo sucede con el queso, una vez abierto su durabilidad se reduce y deberá ser consumido en pocos días antes de que caduque. Según el tipo de queso, estos pueden durar días o incluso meses refrigerados, aún más si son congelados.

Por último, los yogurts podrían ser consumidos un mes tras su fabricación a más tardar, asumiendo que fuesen refrigerados correctamente. Sin embargo, por temas de controles sanitarios, los productores se ven en la obligación de informar fechas tano de producción como de caducidad, que viene a ser en tal caso una fecha de consumo recomendada, aun así, puede ser aplicada la regla de un mes, o hasta dos si es congelado.

En Electrofrio disponemos de expertos en el tema y personal capacitado para ayudarte con tu selección en equipos de refrigeración y salas de supermercados. Para más información contáctanos en los siguientes teléfonos:

Leave a Comment